Robinson López Descanse

Una Luz caminando en la desesperanza del pueblo Inga de Villagarzón-Putumayo

Robinson López Descanse, nació el 26 de marzo de 1984 en Territorio Ancestral del pueblo Inga de Villagarzón Putumayo. Fue el cuarto hijo nacido en el seno del hogar de Elvia Descanse Muchavisoy, actual gobernadora del Resguardo Chaluayaco, y Augusto López.  La niñez de Robinson transcurrió en el asentamiento del Resguardo de Chaluayaco, rodeado por los ríos, las chagras y la medicina tradicional, hasta el año 1998, cuando su familia se desplazó forzadamente al casco urbano de Puerto Caicedo, consecuencia de los asesinatos del padre y dos de sus hermanos; Cesar Augusto López Descanse y Neira Adrid López Descanse, víctimas de la guerrilla de las FARC.

La madre cumple un papel trascendental en la vida de Robinson, quien a través de la lengua materna le siembra bases fuertes en la identidad, le trasmite el sentimiento del indígena Inga y su rol para el ejercicio de liderazgo en la comunidad, para la defensa de sus derechos. Además de tener la claridad y la convicción de brindarle a sus hijos educación, por lo que Robinson asiste al colegio, y obtiene el título de bachiller en la institución educativa, José Antonio Galán, en el municipio de Puerto Caicedo.

La conciencia de la organización indígena y de la exigencia de derechos la siembra la familia materna, en la década de los 90s con la participación en las mingas de pensamiento para la conformación de la Asociación indígena de Cabildos Indígenas de Villagarzón. ACIMVIP. Este conocimiento se fortalece en la época de juventud, motivado por la radio, en el año 2002, acudió a una convocatoria de la Organización Indígena del Putumayo OZIP, quien brindaba un espacio de formación para jóvenes en medios de comunicación comunitarios en ese entonces.  

Con el apoyo de Robinson López en el año 2004 ACIMVIP adquiere el carácter de Asociación especial regulada por el Decreto 1088 de 1994, y es elegido presidente para el periodo 2004-2006. En su presidencia se destaca por recuperar el conocimiento tradicional de los abuelos y abuelas ingas y de diferentes pueblos indígenas que hacen presencia en el municipio de Villagarzón, liderando una estrategia denominada “Minga por la pervivencia, el saber ancestral y la Unidad de los pueblos” a través de la tradición oral, recopilo las historias de vida y conocimientos de abuelos y abuelas y sabedores de los pueblos indígenas.

La fortaleza en la dirigencia política de Robinson López radico en cualidades excepcionales como la constancia en el trabajo, la capacidad para formar equipo, el buen sentido del humor y la entrega al servicio y respeto por su comunidad. Fue un espíritu sabio en un cuerpo de un joven inga que hacia honor a la dignidad del pueblo Inga.

Robinson continuo los estudios en la ciudad de Pasto paralelamente que fortalecía la Organización indígena de ACIMVIP, fue presidente en dos periodos más, 2008-2010 / 2014-2016.

En el nuevo Milenio, el territorio indígena Inga de Villagarzón además de la violencia y presencia de grupos armados, se intensifico la explotación petrolera, y el narcotráfico, Robinson eran consciente de las amenazas del territorio. Preservar y proteger el territorio ancestral se volvió en el objetivo principal de Robinson López Descanse, en sus mandatos de presidente fortaleció la exigencia del derecho fundamental a la Consulta Previa, fortaleció el gobierno propio a través del impulso de mandatos propios como el Sumakausangapa, quien lo construyo con los abuelos y abuelas del pueblo inga, la medicina tradicional siempre guio las decisiones del joven líder indígena, quien combinó el gobierno propio con las herramientas que brinda el Estado social de derecho. La constitución y las leyes se convirtieron en aliados para construir estrategias de defensa territorial.

De su gestión como presidente de ACIMVIP, queda el legado de mandatos propios de protección territorial, estrategias para fortalecer los usos y costumbres del pueblo Inga, la construcción de una sede para la Organización de ACIMVIP, un espacio digno, moderno, combinado con un tambo resistente en donde se realizan las mingas de pensamiento. Su legado en Acimvip es sólido y marca una ruta clara en la que se debe seguir trabajando.

El mayor logro y victoria del pueblo Inga de Villagarzón, que lideró Robinson López es la seguridad jurídica del Territorio Ancestral Nukanchipa Alpa Amukunapa Wasi, materializada en el Acuerdo No. 113 del 28 de Enero de 2020 proferido por el Consejo Directivo de la Agencia Nacional de Tierras, en donde se declaró Resguardo Indígena. Esto fue el resultado de un trabajo juicioso de relacionamiento estatal, de trabajo coordinado con las autoridades indígenas y comunidad, que inicio desde el año 2004. Fueron más de 13 años de constancia en trabajo y coordinación, Esta reivindicación territorial le costó amenazas a su integridad física, ya que sobre el territorio existen diferentes disputas e intereses políticos y económicos. Robinson No descansó hasta lograrlo.

Con una hoja de vida intachable, en el año 2015 -2018 fue elegido Coordinador del Área de derechos Humanos y Paz, de la Organización de los pueblos Indígenas de la Amazonia Colombiana. OPIAC. En su paso por la Organización de carácter nacional, destaco su capacidad de interlocución y de gestión en instancias del gobierno nacional, modernizó el área contable de la Organización, lidero una campaña de transparencia en la administración de recursos, denunciando malas prácticas financieras, lideró la Asamblea general donde se destituyo al presidente de la OPIAC elegido para ese periodo, a quien se le probó desfalcos administrativos. Fortaleció la Comisión de Derechos Humanos de los pueblos Indígenas, CDHHPI, creada mediante el Decreto 1396 de 1996. Esta comisión que había estado relegada en su funcionamiento adquirió dinámicas de denuncia y concertación de alto nivel de interlocución política, lo que permitió a las Organizaciones Nacionales sesionar presencialmente en los territorios indígenas. Fortaleció los medios de comunicación, como herramienta de exigencia de derechos.

La coordinación de Derechos Humanos y Paz de la OPIAC, cumplió un papel decisivo en la exigencia del enfoque étnico en los acuerdo de Paz entre el Estado colombiano y la guerrilla de las FARC, firmado el 1 de diciembre del año 2016. Robinson viajó a la Habana Cuba exigiendo un capítulo étnico, en donde se garanticen los derechos de los pueblos indígenas en la implementación de este acuerdo. Esperanzado en recuperar la tranquilidad en los territorios ancestrales indígenas Robinson le apuesta a la Paz de Colombia. Posteriormente al acuerdo participó activamente en la consulta Previa de cinco instrumentos y una norma que afectaban o tenían que ver con los pueblos indígenas. Dicha consulta previa arrojó resultados frente a cada uno de los componentes del Sistema de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición (SVJRNR), creado por el Acto Legislativo 01 de 2017, en la: la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP), la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas (Ubpdp).

Durante su paso por la capital del país, donde se ubica la sede de la OPIAC, ingreso a estudiar una maestría Transdisciplinaria en Sistemas de Vida Sostenible, en la Universidad Externado de Colombia, de la cual obtuvo el titulo en el año 2019 “Nukanchipa Iuai” Nuestro Pensamiento Salvaguardas al Territorio Ancestral desde los Sistemas de Conocimiento Tradicional y Espiritual del Pueblo Inga de Villagarzón Putumayo.

La dirigencia política de Robinson, traspaso las fronteras del País, y en el año 2019 fue elegido coordinador de Cambio Climático, de la COICA. Coordinadora de Organizaciones indígenas de los países de la Cuenca Amazónica. Desde ese espacio resalto el papel de los sistemas de conocimientos ancestrales en la protección de la Amazonia, lideró campañas para la salvaguarda de los conocimientos de los pueblos. En la Asamblea Mundial Por la Amazonia, fue ponente sobre las amenazas y riesgos de los pueblos amazónicos en la pandemia del COVID-19.

Su temprana partida y retorno a la tierra, fue sorpresiva, a los 36 años de edad, Robinson fue víctima de la pandemia del COVID-19, aquella realidad que denunció, el abandono y precariedad estatal de los hospitales de las regiones amazónicas, y la letalidad del virus, le causó la muerte el viernes 21 de agosto de 2020.

El pueblo Inga de Villagarzón enaltece el legado de Robinson López Descanse y le agradece la vida que entrego al servicio de la reivindicación de los derechos humanos y la defensa del territorio. La enseñanza es infinita, y sabemos que su espíritu esta en cada planta de yage (ambiwaska) que nace en el territorio ancestral Nukanchipa Alpa Amukunapa Wasi.

También te puede interesar:

Share This